dimecres, 25 de febrer de 2009

El último trato

Una mañana iba yo por la pedregosa carretera,
cuando espada en mano, llegó el Rey en su carroza.
"¡Me vendo!", grité. el Rey me cogió de la mano y me dijo:
"Soy poderoso, puedo comprarte." Pero de nada le valió su poderío
y se volvió sin mí en su carroza.

Las casas estaban cerradas en el sol del mediodía
y yo vagaba por el callejón retorcido
cuando un viejo cargado con un saco de oro me salió al encuentro.
Dudó un momento, y me dijo: "Soy rico, puedo comprarte."
Una a una ponderó sus monedas. Pero yo le volví la espalda y me fui.

Anochecía y el seto del jardín estaba todo en flor.
Una muchacha gentil apareció delante de mí, y me dijo:
"Te compro con mi sonrisa." Pero su sonrisa palideció
y se borró en sus lágrimas. Y se volvió sola otra vez a la sombra.

El sol relucía en la arena y las olas del mar rompían caprichosamente.
Un niño estaba sentado en la playa jugando con las conchas.
Levantó la cabeza y, como si me conociera, me dijo:
"Puedo comprarte con nada." Desde que hice este trato jugando, soy libre.

Rabindranath Tagore

3 comentaris:

Miquel ha dit...

Bonito de por si...Corre por casa un libro suyo titulado " Hacia el hombre Universal", muy simple de leer, por lo sencillo y, muy denso por lo que quiere decir. Una abraçada..

pericogranollers ha dit...

pues yo desde que tengo uso de razon han intentado "comprarme" con otros colores(blanco y azul y grana)pero desde que tengouso de razon tambien ,mi padre me llevo a sarria y muchos me dijeron que si seguia siendo perico posiblemente nunca ganaria nada,por eso soy libre ,feliz y perico,saludos.pd.perdonad que no sea tan poetico y filosofico como tagore,pero a mi estas cosas tambien me gusta llevarlas al futbol que es mas frivolo pero bueno ,tambien es importante al menos para mi,para filosofias ,poemas etc etc hay gente mas preparada que yo

Miquel ha dit...

Pero lo que te hace ser como eres y te seguridad...es que eres sencillo, simple y humano y, que no buscas dobles cosas a las cosas que son simples. Yo, al contrario que tu, siempre intento ver a donde van las palabras que me quieren decir y, si no las capto, soy tan presuntuoso que no difiero una contestación sencilla y por lo tanto noble, de una intencionada, pues todo me parece confuso. Esa es tu ventaja, ser de corazón limpio y sin mella. Salud. Un placer, de todo corazón, tio...de todo corazón...