dimarts, 27 d’octubre de 2009

Corrumpere


Los antivalores que permiten que se extienda la gangrena social de la corrupción están retratados por un refrán popular recogido por un famoso tango que dice: “tanto tienes, tanto vales”. Esta sentencia es el máximo reconocimiento a la mediocridad existencial.

Los corruptos son parte de la canalla que produce una sociedad, la escoria del proceso social en una sociedad materialista en donde lo más importante no es SER sino TENER.

Decía la antigua sabiduría china recogida por Confucio que: “cuando una persona cambia su personalidad al ocupar una posición es una señal clara de que la posición es superior a la persona” y nuestra experiencia nos ha enseñado que estas personas de autoestima tan baja, serán capaces de cualquier cosa con el fin de mantener la imagen creada para ocultar su incolora existencia y su pobrísima vida interior que revela su mediocridad personal.

http://korrupto.wordpress.com/2007/04/29/una-radiografia-al-corrupto/

dilluns, 26 d’octubre de 2009

Oktapodi




http://subtravellingfestival.tmb.cat/es-ES_ganadores.html

dimarts, 20 d’octubre de 2009


Si el sueño fuera (como dicen) una tregua,
un puro reposo de la mente,
¿por qué, si te despiertan bruscamente,
sientes que te han robado una fortuna?

José Luis Borges

dimarts, 13 d’octubre de 2009

L'art de pensar o de controlar la ment


"¿Controlas tu mente o tu mente te controla a ti?"

Entrevista d'Irene Orce a Enrique Simó, coach ejecutivo y consultor especializado en autoliderazgo basado en la inteligencia emocional


¿Alguna vez has sentido la necesidad de "apagar" el constante flujo de pensamientos que te invade? ¿Eres consciente del impacto que tiene tu forma de pensar sobre tu manera de ser? Hablando en términos científicos, la mente se define como el conjunto de procesos que realizan las células cerebrales (neuronas), que se manifiestan en forma de pensamientos.

Sin embargo, su funcionamiento sigue siendo una incógnita para la mayoría de seres humanos, al igual que su potencial. Y es que la mente puede manipularnos, esclavizarnos o por el contrario, liberarnos.


De ahí que comprender cómo funcionan y de qué manera se pueden regular los pensamientos sea fundamental para crear un estado mental equilibrado, sereno y positivo, lo que nos permitirá afrontar de forma más efectiva los retos y dificultades que surgen en nuestro día a día.


Entre los expertos dedicados a trabajar sobre el 'arte de pensar' destaca el reconocido coach ejecutivo, Enrique Simó (Algeciras, 1959), especializado en autoliderazgo basado en la inteligencia emocional. Entre otras instituciones, Simó colabora con la prestigiosa Oxford Leadership Academy y la consultora estratégica internacional Augere, con sede en Barcelona. Además, practica y enseña meditación desde hace más de 23 años.


¿Cómo funciona el pensamiento?
La base de nuestras palabras, actitudes y acciones está en el pensamiento. Y como una semilla, cada uno produce su propia flor y da su propio fruto. Los pensamientos pueden ser constructivos o destructivos, positivos o negativos, amorosos o rencorosos. Con el pensamiento generas una serie de emociones que fisiológicamente crean una experiencia en tu interior. Por lo tanto, aquello que pensamos y, sobretodo, cómo pensamos, determina aquello que vivimos. De ahí que la pregunta clave sea: ¿controlas tu mente o tu mente te controla a ti?


Ponme un ejemplo…
Imagina a una persona que no está a gusto en su entorno de trabajo. No disfruta con lo que hace y siente la necesidad de dar un giro a su orientación profesional. Esta persona puede enfocar su situación de dos maneras muy distintas. Si piensa constantemente en lo mucho que le infravaloran, critica en su fuero interno a sus compañeros de trabajo y ya no digamos a su jefe, cada día se va desmotivando más y sintiéndose peor en su lugar de trabajo. Le cambia el humor y se desentiende de todo y todos, hasta que finalmente, por extenuación, dimite. Eso sí, sigue pensando que la empresa es responsable de su situación y su malestar.


¿De qué otra manera podría enfocarlo?
Por el contrario, esta persona puede pensar que ése lugar de trabajo no le aporta suficiente, pero valora todo lo que ha aprendido en el tiempo que lleva allí. En vez de martirizarse con críticas inútiles, se dedica a pensar en qué opciones tiene para cambiar de entorno laboral y en qué le gustaría hacer para cambiar su orientación profesional, buscando otras ofertas o formación. Finalmente, dimite y se va a crecer a otro lugar. En su experiencia no cabe el rencor o el malestar, pues la decisión de entrar en esa empresa y salir de ella han sido solamente suyas, y asume esta responsabilidad. Así, su modo de pensar determina cómo vive su proceso de cambio profesional. Este simple ejemplo es extrapolable a todos los ámbitos de nuestra vida.


¿Por qué tendemos a pensar en negativo?
Por nuestra estructura mental, nuestras creencias y la escala de valores del sistema en el que vivimos. Caer y regodearse en lo negativo es siempre más fácil. Es un acto inconsciente y no requiere esfuerzo. Hemos creado una forma de vida que prioriza la evasión y el beneficio material ante todo. Con tanta sobreexposición a los estímulos que nos rodean, nuestras mentes están saturadas y nos dejamos invadir por creencias que nos limitan. Tal como dijo Ghandi, "es más fácil responder a la violencia con más violencia; lo que es verdaderamente difícil es responder a la violencia manteniendo la calma". Pero potenciar lo positivo, aunque puede que cueste más esfuerzo, es más beneficioso para nuestra salud emocional.


¿Se pueden controlar estos pensamientos negativos?
Sin duda alguna, pero hay que potenciar la "gimnasia mental", tener voluntad y mucha determinación. Nuestras mentes están débiles, abotargadas, en desuso. Hemos mecanizado tanto nuestras respuestas que apenas dejamos espacio entre el estímulo y nuestra reacción. Por ejemplo, si vas en coche y otro conductor te corta el paso, generalmente sueltas algún improperio acompañado de un sonoro bocinazo. No te planteas que el otro conductor quizás no lo ha hecho adrede, simplemente se ha despistado, algo que mañana te puede suceder a ti. Por supuesto, crear este espacio de consciencia requiere compromiso y entrenamiento.


¿Cómo podemos cambiar nuestra manera de pensar?
Observando y trabajando nuestro interior. Es importante que nos dediquemos un rato cada día a nosotros mismos. Aprender a controlar la respiración es un buen comienzo, además de profundizar en las técnicas de relajación, la visualización y, sobretodo, la meditación.


¿Podrías proponernos un ejercicio práctico?
Un buen ejercicio es parar, conectarse con la respiración y observar con atención nuestros pensamientos, aceptándolos y dejando que poco a poco la mente se vaya serenando. De este modo iremos creando un espacio de silencio en nuestra mente. En este punto, podemos "jugar" a recordar un momento feliz de nuestra vida, visualizándolo como si lo estuviéramos viviendo de nuevo, y poco a poco recrearemos la experiencia que tuvimos. Sentiremos los efectos del pensamiento imponerse en nuestro cuerpo: probablemente no podamos evitar sonreír, y físicamente nos relajaremos.


Así, aprender a controlar nuestros pensamientos puede cambiar nuestra manera de entender y vivir la vida…
Por supuesto. En la medida que nos demos el espacio necesario entre el estímulo externo y nuestra reacción, y reprogramemos nuestra mente a través del pensamiento consciente, cambiaremos la percepción que tenemos de nuestro entorno. Conectándonos a nosotros mismos y al momento presente podremos ser más capaces de "plantar" semillas de pensamientos positivos a través de los que podremos convertirnos en co-creadores de nuestras experiencias y, por ende, de nuestra realidad.


¿Y cómo podemos dirigir conscientemente los pensamientos?
Para poder cambiar los pensamientos primero hemos de ser conscientes de qué es lo que ocurre en nuestra mente. Para ello necesitamos centrarnos, ser conscientes de nosotros mismos y de lo que nos rodea, observar y decidir en qué dirección queremos dirigir los pensamientos. Los seres humanos no tenemos límites, sólo los que nos imponen nuestros propios pensamientos. Y mediante el entrenamiento adecuado, podemos utilizarlos y dirigirlos conscientemente, escogiendo qué y cómo queremos pensar. Así es como podemos conseguir la maestría en el arte de mantener la mente en equilibrio y lograr un bienestar verdadero y sostenible. La palabra clave en todo este proceso es "consciencia".


En clave de coaching

¿Qué pensamientos tienes cuando te despiertas?
¿Qué pensamientos son los que te roban tu energía?
¿Qué pensamientos y sentimientos te llenan de felicidad?

En clave personal

Tu mayor pasión: meditar, descubrir el silencio interior, y compartirlo con los demás
Tu mayor virtud: paciencia y constancia
Tu mayor defecto: demasiada independencia
Un aforismo: En la sencillez está la belleza y la sabiduría
Una película: Gandhi
Un libro: "¿Quién manda en tu vida?" de Miriam Subirana, Editorial RBA




dilluns, 12 d’octubre de 2009

La patologia de la normalitat


Un article d'un blog de La Vanguardia què m'ha agradat molt.
Autora: Irene Orce, periodista

"No es signo de salud el estar bien adaptado a una sociedad enferma", Jiddu Krishnamurti


El estilo de vida que propone (o impone) la sociedad en la que vivimos no conduce a la salud mental, al bienestar ni a la felicidad. Al menos, esta es la tesis que parece desprenderse del estado de la sanidad psiquiátrica en los países occidentales: incremento exponencial de la depresión, la ansiedad y el estrés. Y también del siempre silenciado suicidio.

Vivimos inmersos en la cultura de la hipervelocidad, en la que nunca hay tiempo para asimilar y asentar correctamente las experiencias que acumulamos día a día. Así, esta descarga emocional que no encuentra una vía de escape acaba por ser reprimida y sustituida, muchas veces, por falsas necesidades. Aquí es donde el consumismo entra en escena, a ritmo de impulso: ¿cuántas veces consumimos sexo, comida, cine, televisión, música…con el único objetivo de evadirnos? Y más importante, ¿cómo nos sentimos cuando se desvanece la eufórica satisfacción que ese consumo nos ha provocado?


Los expertos en psicología y coaching afirman que, tras el alivio momentáneo del malestar, suele regresar la sensación de vacío, síntoma inequívoco de frustración existencial. Si bien el camino marcado por la sociedad nos arrastra a la denominada "normalidad", ésta no suele conducir a la felicidad. Y es que nos han enseñado a buscar en el exterior todo aquello que sólo podemos hallar dentro de nosotros mismos.

La normalidad como síntoma

"Cada vez que se encuentre del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar", Mark Twain

Cuando llegamos a una cierta edad, lo "normal" es que nos establezcamos en un trabajo fijo, nos dediquemos a buscar piso y vendamos unos 20 o 30 años de nuestro tiempo a un banco cualquiera en aras de una hipoteca. En el caso de que tengamos pareja y llevemos un cierto tiempo de relación, lo "normal" es que nos casemos. Y más adelante, lo "normal" es que tengamos hijos. Al fin y al cabo, lo "normal" es aquello que es general o mayoritario, que ocurre habitualmente, por lo que no provoca extrañeza. También es aquello que sirve de norma o regla. Y como tal, pocas veces se cuestiona.

Pero, ¿quién decide qué es lo normal? ¿Dónde nos lleva la normalidad? Y más importante todavía: ¿seguir los cánones establecidos por la sociedad nos garantiza gozar de una vida plena? Más bien no. Sin embargo, los seres humanos tendemos a resistirnos a los cambios. Solemos tener miedo a lo diferente y a lo desconocido. Además, la falta de confianza y de autoestima juega en nuestra contra, pues nos lleva a imitar las conductas de la mayoría, buscando en ellas reafirmación y seguridad. Así, muchas veces terminamos por asumir como propios los criterios mayoritarios –"normales"–, pese a que en ocasiones no estén en consonancia con nuestros verdaderos valores y necesidades.

Lo cierto es que superar el condicionamiento sociocultural recibido no es un trabajo fácil. Cuando una persona sigue los patrones de conducta establecidos como "normales", es aceptada y acogida por su entorno. Incluso se considera que la salud mental consiste en adaptarse a los parámetros convencionales de una sociedad, sin importar si dicha sociedad está sana o enferma. Lo único que cuenta es si uno se ha adaptado. Y cuando alguien opta por vivir sin ajustarse el rígido corsé de la normalidad, renunciando a diluirse en la conducta mayoritaria, se le suele tachar, como poco, de "raro".

El coraje de ser uno mismo
"Se ríen de mí porque soy diferente; me río de ellos porque son todos iguales", Kurt Cobain

Salirse del camino establecido suele ser motivo de ridiculización y mofa. Sin embargo, es más sencillo caminar por la avenida que transita todo el mundo que iniciar una travesía en solitario, tomando las riendas de nuestra vida y siendo coherentes con lo que verdaderamente queremos hacer. Y es que sólo podemos encontrar la dirección (nuestra dirección) escuchándonos y siguiendo los dictados de nuestra intuición.


La normalidad es el camino de la comodidad y el conformismo. Y aunque tiene sus ventajas, el precio a pagar es alto. Cada uno de nosotros nace con una semilla única y diferente a todas las demás, cuyo potencial sólo florece al seguir nuestro propio camino en la vida. De ahí la importancia de tener el coraje de ser nosotros mismos, desmarcándonos de los parámetros impuestos, que por lo general limitan y sepultan nuestra autenticidad.

Y es que lo establecido, lo convencional, lo conservador, lo viejo, lo de siempre y, en definitiva, lo "normal", es una posición existencial antinatural, puesto que todo está en continuo cambio y evolución. Así, para sanarnos de la patología de la normalidad hemos de ser honestos con nosotros mismos y tener el valor suficiente para convertirnos en la persona que podemos llegar a ser. Hoy es un buen día para dar el primer paso...

En clave de coaching
¿Qué peso tiene lo que piensan los demás en tu toma de decisiones?
¿Qué sientes si no cumples sus expectativas?
¿Qué pasaría si decidieras seguir tu propio camino?
Libro recomendado 'La patología de la normalidad', de Erich Fromm (Paidós

Sobre l'autora
Irene Orce es periodista y divulgadora especializada en temas de psicología, coaching y crecimiento personal. Entre otras publicaciones ha trabajado para LaVanguardia.es, El Magazine de La Vanguardia y la revista de psicología Aqua. Desde muy joven inició su camino de autoconocimiento y desarrollo personal, formándose en herramientas como el Eneagrama y la Programación Neurolingüística (PNL). Actualmente es la coordinadora del Máster en Desarrollo Personal y Liderazgo de la Universidad de Barcelona. Está comprometida con promover un cambio de paradigma en la manera en que los seres humanos se relacionan consigo mismos, con los demás y con sus circunstancias. Cree en el despertar de la conciencia y en la asunción de la responsabilidad personal como pilares de la felicidad.


http://www.lavanguardia.es/blogs/metamorfosis.html

dissabte, 10 d’octubre de 2009

Autoentrevista




-Hola, como estas

-Hola, en que sentido, puedes ser mas especifico

-Perdón, como estas hoy en este instante?

-Si no era para tanto, igual me es difícil responder…haber estoy sentado con una mano apoyando mi cabeza y con otra escribiendo un auto entrevista sólo a las 2 de la madrugada, creo que estoy bien, y se podría deducir que sufro de insomnio.

-Bueno para saber más de mi, o sea de ti, dime a que te dedicas?

-A que me dedico… me dedico a escribir, si, escribir auto entrevistas, para publicarlas y alguien (en algún blog ) a quien le interese las lea.

-Ah muy bien y dime para qué lo hago, perdón, para que lo haces?

-Muy buen pregunta, para saber mas de mi, conocer al entrevistado (yo) y descubrirme a mi mismo

-Interesante lo que planteas y dime como surgió esta idea?

-Surgió a base de que constantemente me hacia preguntas, a cada rato, a veces salían ideas muy interesantes la cuales mediante esta auto entrevista puedo ir rescatando.

-Entiendo la auto entrevista es una herramienta que te permite registrar emm… archivar conocimientos propios que se generan. Oye y dime cuando surgió todo esto de la auto entrevista?

-A ver si no más bien recuerdo creo que fue hace unos minutos cuando decidí hacer mi primera auto entrevista.

-Guau que impresionante es un algo totalmente nuevo, esta es tu primera auto entrevista.
-Así es

-Déjame decir que es un agrado haber sido el primero en entrevistarte, así, de este modo tan particular.

-Gracias

-Y este ultimo tiempo a que te has dedicado

-Emm últimamente he estado trabajando en unos proyectos de auto aprendizaje y autodisciplina, en una empresa autónoma creada por mi.

-Y que se viene en el futuro?

-Dedicarme 100% a las auto entrevistas y seguir haciendo crecer estas formas autónomas de vivir.

-Muy bien a sido un gusto hablar conmigo y espero que te vaya muy bien y hasta pronto

-Igualmente muchas gracias.

http://retorike.bligoo.com/content/view/84538/Auto-entrevista.html


“Creo que las entrevistas son la nueva forma del arte. Creo que la autoentrevista es la esencia de la creatividad. Hacerte preguntas a ti mismo y tratar de encontrar respuestas. Lo que hace un escritor es contestar una serie de preguntas que no han sido pronunciadas.
Es similar a contestar preguntas en la tribuna de los testigos. Es esa extraña área donde te esfuerzas y precisas algo que sucedió en el pasado y te esfuerzas honestamente por recordar lo que que estabas tratando de hacer. Es un ejercicio mental crucial. Con frecuencia, una entrevista te dará una oportunidad para confrontar tu mente con preguntas, que es para mí de lo que trata el arte. Una entrevista también te da la oportunidad de esforzarte y eliminar todas esas cosas que llenan espacios... debes tratar de ser explícito, exacto, de ir al grano... nada de idioteces. La forma de la entrevista tiene antecedentes en el confesionario, en el debate y en el contrainterrogatorio. Una vez que dices algo, realmente no puedes retractarte. Es demasiado tarde. Es un momento muy existencial.
Estoy algo así como enganchado en el juego del arte y la literatura; mis héroes son artistas y escritores."

Jim Morrison


http://www.clubdebrian.com/v1/autoentrevista.htm

dimecres, 7 d’octubre de 2009

El jardí dels conceptes excèntrics




http://www.eduardpunset.es/charlascon_detalle.php?id=26

dissabte, 3 d’octubre de 2009

El silenci