diumenge, 31 de gener de 2010

L'autoestima


"¿Si no te amas tú, quién te amará? ¿Si no te amas a ti, a quién amarás?", Darío Lostado

El amor es la mayor adicción del ser humano. Lo necesitamos casi tanto como el aire que respiramos, y marca las decisiones y acciones más relevantes de nuestra vida. No en vano, sentirnos amados nos lleva a sentirnos aceptados, valorados y respetados por lo que somos. El amor nos genera bienestar emocional y aporta significado a nuestra existencia. Y, tal como nos han (mal) enseñado, solemos buscarlo incansablemente en nuestras interacciones con los demás.

Sin embargo, no siempre recibimos aquello que esperamos. Cuando no se cumplen nuestras expectativas, nos invade la frustración y aflora el malestar. Y es que vivimos tan pendientes de nuestra realidad externa que hemos terminado por depender de ella emocional y psicológicamente. En vez de permitirnos sentir y descubrir quiénes somos, esperamos a que nos lo digan los demás. Así, en demasiadas ocasiones "somos" en función de cómo los demás "creen que somos".

De este modo, guiados por nuestras carencias e inseguridades, podemos llegar a pervertir nuestra forma de ser, nuestras necesidades y nuestras inquietudes para lograr cumplir con lo que se espera de nosotros. Y comenzamos a desarrollar una máscara que nos lleva a emprender metas para lograr el reconocimiento, el respeto y la valoración de nuestro entorno. Sin embargo, nuestros éxitos no se miden por el clamor de los aplausos conseguidos, sino por el grado de bienestar emocional que nos generan. Y para lograr una vida emocional verdaderamente sana y sostenible tenemos que empezar por cambiar el foco de atención de fuera a adentro. Allí es donde encontraremos el amor que tanto anhelamos, camuflado bajo el nombre de autoestima.

Construir de dentro a fuera"Tú eres lo único que falta en tu vida", Osho


La autoestima se define como la manera en la que nos valoramos a nosotros mismos y la consideración que mantenemos hacia nuestros proyectos vitales, nuestros sentimientos y nuestros valores. Es una necesidad básica para todo ser humano. Y aflora cuando logramos aceptarnos tal como somos y trascendemos la necesidad de reafirmarnos a través de los demás. Para conectar con nuestra autoestima es necesario cuestionar y trascender nuestras creencias limitadoras, redefiniendo nuestras necesidades y prioridades. Y es que, en demasiadas ocasiones, evitamos mirar hacia adentro porque tememos enfrentarnos a nuestro "lado oscuro".

Cuenta una historia que Nasrudín se encontraba una noche dando vueltas sin parar alrededor de una farola, con los ojos enfocados hacia el suelo, cuando un vecino que pasaba por la zona le preguntó si estaba buscando algo. Y éste contestó: "Sí, estoy buscando mi llave". Así que el vecino se puso a buscarla con él. Después de un rato apareció otra vecina, que les preguntó intrigada qué estaban haciendo. "Estamos buscando la llave de Nasrudín". Y ella también se animó a ayudarles. Más tarde, otro vecino se unió a ellos y juntos rastrearon la calle en busca de la pequeña llave. Cansado y con ganas de regresar a su casa, finalmente uno de los vecinos le preguntó: "Nasrudín, llevamos buscando tu llave durante varias horas… ¿Estás seguro de haberla perdido aquí?" Y éste negó con la cabeza. "Entonces, ¿dónde crees puede estar?" Sin dudarlo, respondió: "La he perdido dentro de mi casa". Sorprendido, otro vecino intervino en la conversación: "¿Pero por qué la estamos buscando aquí?" Nasrudín los miró muy seriamente y les dijo: "Pues porque mi casa está muy oscura y aquí hay más luz". Del mismo modo que Nasrudín, los seres humanos solemos buscar nuestra autoestima en el lugar equivocado...


Aprender a aceptar(nos)"Ni tu peor enemigo puede hacerte tanto daño como tus propios pensamientos", Buda


Trabajar nuestra autoestima pasa por conocernos a nosotros mismos y aceptar lo que vamos descubriendo acerca de quiénes y cómo somos. En el proceso, hacemos conscientes nuestras capacidades y potencialidades y asumimos nuestras limitaciones, sin negarlas pero sin recrearnos en ellas. Y entramos en contacto con una visión más objetiva de nosotros mismos, que nos permite cuestionarnos -de forma sana- y evolucionar, comprometiéndonos con nuestro desarrollo como personas.


De ahí que construir una autoestima sólida sea fundamental para establecer relaciones saludables con las personas de nuestro entorno, basadas en el respeto mutuo. Para lograrlo, tenemos que conquistar nuestra propia confianza, el mejor antídoto contra ese miedo que no nos permite avanzar. Si creemos en nosotros mismos y en nuestras posibilidades, dejaremos de vernos arrastrados por las opiniones ajenas y seremos capaces de tomar las riendas de nuestra vida. Si nos atrevemos a confiar en lo que somos, podremos responsabilizarnos de nuestras decisiones y acciones.


La autoestima es una puerta abierta a la libertad. No en vano, amarnos a nosotros mismos es el primer paso para amar a otros de forma sostenible, abandonando las relaciones de dependencia. Está en nuestras manos observarnos con una perspectiva distinta, tratar de aceptar y apreciar cómo somos y valorar nuestras cualidades y capacidades. Ahí radica la fuente del amor, en conocernos y aceptarnos, lo que nos permite dar lo mejor de nosotros mismos en cada situación, dejando a un lado lo que se espera de nosotros para simplemente, ser nosotros mismos. Al fin y al cabo somos lo que amamos, no lo que nos aman.

http://www.lavanguardia.es/blogs/metamorfosis.html

dilluns, 25 de gener de 2010

Creure, crear, reinventar-nos...


La creatividad habita en el interior de cada ser humano. Aunque la solemos relacionar con el mundo de las artes, no sólo es patrimonio de unos pocos elegidos que tienen un "don". La capacidad de crear nos acompaña cada día, y reside en cada uno de nuestros pensamientos. No en vano, creamos la realidad en función de cómo la interpretamos. De ahí que el gran líder hindú Mahatma Gandhi afirmase: "Cuida tus pensamientos porque se volverán palabras. Cuida tus palabras porque se transformarán en actos. Cuida tus actos porque se convertirán en costumbres. Cuida tus costumbres porque forjarán tu carácter. Cuida tu carácter porque creará tu destino. Y tu destino será tu vida…"

La creatividad es un músculo que podemos entrenar a diario. Al fin y al cabo, "podemos ser creativos en todos los ámbitos de nuestra vida". Así lo afirma la escritora Miriam Subirana, doctora en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona, conferenciante, profesora, "coach" y pintora. Experta en el arte de meditar (lo practica desde hace 22 años), es además directora del centro Yesouisi, espacio de Creatividad, Valores y Coaching. En su opinión, "la creatividad nos brinda la oportunidad de reinventar nuestra vida".

¿Qué es la creatividad, más allá de la habilidad artística?
La creatividad es la capacidad de crear, inventar, innovar, introducir, comunicar, transmitir, recrear, combinar, asociar, proyectar, visualizar, canalizar, expresar y transformar. Es el mejor medio para transmitir nuestras motivaciones e intenciones en múltiples dimensiones. Eso sí, la verdadera creatividad innovadora siempre surge de dentro a fuera. De ahí la importancia de echar el freno de vez en cuando y escucharnos con atención.

Dicen que la creatividad es libertad…
Según Osho, gurú de la India, la creatividad es "la mayor rebelión que hay en la existencia" y "la fragancia de la libertad individual". La creatividad personal nos da fuerza, nos empuja y nos ayuda a romper nuestros propios límites, que siempre nos cortan las alas. Además, nos da la energía y la inspiración necesarias para reinventarnos y renovarnos. La creatividad nos da la fuerza necesaria para despertar de la prisión que supone vivir un sueño equivocado.

¿A qué se refiere?
A veces, cuando somos jóvenes, emprendemos un proyecto de vida sin saber exactamente hacia dónde vamos, y más tarde nos damos cuenta que estamos viviendo un "sueño equivocado": ni queremos realizar ese trabajo, ni estar con esa pareja, ni vivir en ese lugar. La creatividad entra en ese escenario como una forma de salir de la rutina, que como un veneno lento, mata el alma. En la rutina perdemos la motivación, hasta el punto que terminamos atrapados por nuestra propia realidad. Y el mejor antídoto contra esta inexorable inercia es la creatividad. No en vano, nos lleva a salir de nuestra zona de confort y nos empuja a superar nuestras creencias negativas y limitadoras.

¿Cómo podemos potenciar nuestra creatividad?
El primer paso es creer en uno mismo. Al fin y al cabo, creer y crear son dos conceptos que van de la mano. Desarrollar nuestra creatividad nos llevará a crear escenarios distintos, y a enfrentarnos a nuestros obstáculos diarios de un modo diferente al habitual. Por lo general, solemos reaccionar del mismo modo ante un estímulo determinado y curiosamente, siempre esperamos un resultado diferente. La creatividad nos permite romper este círculo vicioso y nos lleva a un nuevo nivel de aprendizaje, pues cambia por completo nuestra interpretación de esa misma situación.

¿Qué nos impide desarrollar nuestra creatividad?
Cada ser humano tiene un tremendo potencial creativo…que suele quedar sepultado bajo sus miedos. Miedo a la soledad, al rechazo, a la libertad, al ridículo, a ser juzgado…En demasiadas ocasiones huimos de nuestro espacio interior, el lugar donde se desarrolla la verdadera creatividad, por miedo a encontrar cosas que no nos gusten. Tememos entrar y observarnos. Por eso, en la mayoría de casos la creatividad surge del "piloto automático", es decir, de los hábitos y las dependencias.

¿De qué manera la creatividad puede ayudarnos a romper nuestros hábitos?
Mediante la visualización creativa. Podemos visualizarnos "siendo" sin ese hábito, comportándonos de forma diferente, imaginando cómo sería nuestra vida. No hay que menospreciar el poder de nuestros pensamientos y las imágenes que creamos mentalmente, pues al fin y al cabo, son la semilla del cambio. Y la creatividad construye un puente entre nuestra realidad actual y la que podría llegar a ser. Además, nos permite dejar de alimentar nuestras quejas, reproches y culpas, y comenzar a nutrir nuestro agradecimiento y nuestra generosidad.

¿Vivir creativamente nos lleva a vivir conscientemente?
La creatividad nos lleva a traspasar nuestras corazas y VER(nos). En ese espacio, al que llegamos gracias al coraje, somos conscientes de lo que somos y de lo que sucede. Vivir conscientemente implica estar despierto, alerta y atento. Si conectamos con ese espacio entraremos en contacto con nuestro tremendo potencial de amor, una fuerza verdaderamente transformadora. Eso sí, primero debemos empezar por amarnos a nosotros mismos. El cambio en el mundo comienza por el individuo, por un cambio en su consciencia que le lleve a generar nuevas actitudes, nuevos pensamientos, nuevos valores y nuevos sentimientos. Ésa es la revolución que propone la creatividad.

http://www.lavanguardia.es/blogs/metamorfosis.html
Irene Orce

dilluns, 18 de gener de 2010

Lideratge




Bones paraules, bons missatges i bona música

dissabte, 16 de gener de 2010

La Booba, la Kiki i la sinestesia





En un experiment piscològic de Wolfgang Köhler, es demana quina d'aquestes figures és la Booba i l'altra la Kiki.

La resposta en els següents enllaços:




divendres, 15 de gener de 2010

Elogi de la lentitud



Milan Kundera:

“Nuestra época se abandona al demonio de la velocidad, y por este motivo se olvida tan fácilmente de sí misma. Pero yo prefiero darle la vuelta a esta afirmación: nuestra época está obsesionada por el deseo de olvidar, y para realizar tal deseo se abandona al demonio de la velocidad; si acelera el paso es porque quiere hacernos entender que ahora ya no aspira a ser recordada, que está cansada de sí misma, disgustada consigo misma; que quiere apagar la trémula llama de la memoria”.


Larry Dossey:

“Hay pruebas de que nuestra obsesión con el tiempo y nuestra convicción de que el tiempo fluye (una creencia desmentida por la nueva física) pueden afectar profundamente a nuestra salud. La ‘enfermedad del tiempo’ se está convirtiendo en un concepto médico aceptado, posiblemente la mayor causa de muerte – las enfermedades del corazón”. Dossey denominó “enfermedad del tiempo” a la “creencia obsesiva de que “el tiempo se aleja, no lo hay en suficiente cantidad, y debes pedalear cada vez más rápido para mantenerte a su ritmo”.

Paul Lafargue:

“¿No pueden comprender los trabajadores que, al trabajar en exceso, agotan sus fuerzas y las de su progenie que están extenuados y, mucho antes de que les llegue el momento, son incapaces de hacer nada; que, absorbidos y brutalizados por ese vicio, ya no son hombres sino fragmentos de hombres que matan todas las bellas facultades de su interior para no dejar viva y floreciente más que la furiosa locura del trabajo?”.

Carl Honoré:

”El reloj es el sistema operativo del capitalismo moderno"

"Es cierto que el cerebro puede obrar maravillas cuando tiene puesta la marcha directa, pero rendirá mucho más si se le da ocasión de desacelerar de vez en cuando. Reducir la velocidad de la mente puede redundar en una mejor salud, calma interior, concentración reforzada y capacidad de pensar de un modo más creativo. "

Jame Gleick:

”Sabemos que algo pasa, y estamos empezando a sentir lo que es. Estamos acelerando; nuestra tecnología acelera; nuestras artes, el espectáculo, el ritmo de la invención y los cambios – es la aceleración de todo. Y cuidado: si no entendemos el tiempo, nos convertirermos en sus víctimas”.

Capitán J.A. Hadfield

“El arte de descansar la mente y la capacidad de alejar de ella todo cuidado y preocupación
probablemente sea uno de los secretos de la energía de nuestros grandes hombres”.

Robert Holdford:

“Una mente serena es como saborear la libertad.
Es como si estuvieras sentado en el río y en la orilla al mismo tiempo;
participas activamente en la vida pero, al mismo tiempo,
tienes una visión más amplia de las cosas,
y eso hace que te sientas más ligero y feliz”.

Soren Kierkegaard :

“La mayoría de los hombres busca el placer con tal apresuramiento,
que pasa de largo por su lado”.

Isabel Allende:

“Me arrepiento de las dietas, de los platos deliciosos rechazados por vanidad, tanto como lamento las ocasiones de hacer el amor que he dejado pasar por ocuparme de tareas pendientes o por virtud puritana. Paseando por los jardines de la memoria, descubro que mis recuerdos están asociados a los sentidos…” La vida ya es demasiado corta para desperdiciarla con la velocidad.

http://elproyectomatriz.wordpress.com/2008/02/13/elogio-de-la-lentitud/

dijous, 14 de gener de 2010

El desemparament més absolut



Cientos de miles de seres humanos sepultados. Manos, pies, rostros cubiertos de ceniza que asoman entre los escombros. Semblantes curtidos, inundados de lágrimas. Brazos que envuelven y acunan cuerpos sin vida. El desamparo de los niños que han sobrevivido a sus familias y vagan por las calles, dirigiéndose a un hogar devastado, buscando una familia que ya no está. El duelo colectivo en las calles. El rastro que deja tras de sí la muerte. Las consecuencias del poder devastador de una naturaleza desbocada.
Hombres y mujeres de todo el mundo que se acercan a ayudar. Expresiones de solidaridad. Desgraciadamente, también, arribo de desalmados que, hasta en situaciones tales, aspiran a beneficiarse del caudal humanitario que llega, tratando de aprovechar el caos reinante, la desorientación general, para desviar las ayudas antes de que lleguen a su destino último. La capacidad de los seres humanos de hacer el mayor de los bien o el peor de los males. Muestras de generosidad y misericordia que sortean esos obstáculos del egoísmo y la perfidia.
Reflexiones sobre lo minúsculos e insignificantes que somos, sobre la poquedad del ser humano; sobre qué es lo verdaderamente esencial, lo importante, en la vida. Y paradojas de la existencia: una realidad teñida por la muerte, plagada de enseñanzas sobre la vida. Al final: un eco que no se apaga, lágrimas que no dejan de brotar, el recuerdo de dolor que siempre habremos de guardar sobre la terrible pérdida de vidas humanas que se ha producido en Haití.

Antonio Galván González
http://www.lavanguardia.es/lv24h/20100114/53870025456.html

dimecres, 13 de gener de 2010

Carmen




Avec la garde montante
Nous arrivons, nous voilà :
Sonne, trompette éclatante,
Taratata, tara ta ta !
Nous marchons la tête haute,
Comme de petits soldats,
Marquant sans faire de faute,
"Une ! Deux !", marquant le pas.
Les épaules en arrière
Et la poitrine en dehors
Les bras de cette manière
Tombant tout le long du corps ;
Avec la garde montante
Nous arrivons, nous voilà,
Sonne, trompette éclatante,
Taratata, tara ta ta...

dilluns, 11 de gener de 2010

Els moviments oculars





Los movimientos oculares es uno de los grandes descubrimientos por parte de Bandler y Grinder, los fundadores de Programación Neurolingüística. Después de mucha observación de videos, empezaron a descifrar qué podían significar los movimientos oculares.

Encontraron que estudios neurológicos han demostrado que el movimiento del ojo está asociado con la activación de distintas parte del cerebro. El ojo está conectado al cerebro por un nervio y éste accede diferentes departamentos del cerebro según tenga necesidad.

Ellos descubrieron que para buscar imágenes recordadas, la mayoría de la gente mueve los ojos hacia arriba a la izquierda. Para crear imágenes nuevas, que no se han vivido, mueve sus ojos arriba a la derecha, este es el canal de los sueños, de los proyectos y de la creatividad.

Cuando alguien busca un sonido recordado, moverá sus ojos a la izquierda a la altura del oído, y cuando se trate de crear un nuevo sonido, o de imaginárselo, sus ojos se irán a la derecha a la altura del oído. Este es el canal de los compositores, músicos, conferencistas al crear su ponencia, etc.
Si la persona necesita resolver un problema, preguntarse acerca de alguna situación y sacar conclusiones, bajará su vista a la izquierda, y si quiere estar con sus sentimientos, tenderá a poner la vista abajo a la derecha. Si sus sentimientos son de depresión, angustia, miedo, tristeza, etc., hay que procurar salir de ese canal, moviendo los ojos hacia otro lado.

Estas claves son para la mayoría de las personas, Sin embargo, hay algunas que pueden tener las claves oculares cruzadas, o sea en el lado opuesto. Esto puede aplicar para personas zurdas. Esto también es normal, lo importante es descifrarlas.

El estar consciente de los movimientos oculares, nos puede ayudar a mover los ojos hacia donde lo necesitamos. Ejemplos:

-Cuando necesitamos acordarnos de algo, mover los ojos hacia arriba a la izquierda, nos proporcionará la información que requerimos más rápidamente. Esto aplica para las personas con mala memoria.
-Cuando necesitamos hacer proyectos, moviendo los ojos hacia arriba a la derecha nos será más fácil, imaginándonos los resultados que queremos.
-Cuando tenemos un problema y necesitamos resolverlo o generar opciones, lo correcto es moverlos hacia abajo a la izquierda. Aquí encontraremos las respuestas que necesitamos. Es el canal del análisis.
-Cuando nos encontramos en un estado anímico desfavorable, hacer conciencia de que los ojos no deben bajar a la derecha, pues esto incrementará la sensación.

El movimiento ocular consciente, es una forma de descubrir cómo funciona nuestro cerebro. Incluso a través de las claves oculares, y con la práctica, podemos enseñarle al cerebro nuevos caminos para corregir conductas, actitudes o reacciones no deseadas. "Mirar" hacia el lado correcto a la hora de buscar información, es una habilidad muy útil.
http://www.estrategiaspnl.com/aid=33.phtml

diumenge, 10 de gener de 2010

Minuscule



dijous, 7 de gener de 2010

Admirable creativitat



"Dicen que con la edad disminuye nuestra capacidad de sorpresa. Sin embargo, creemos que la experiencia debe servir para poder valorar las cosas en su justa medida, sin renunciar a las sensaciones que procova lo inesperado, pues nos encontraríamos ante una monotonía insoportable."
La lliçó de fons, però, és sempre la mateixa: la realitat es pot percebre de moltes maneres i qui vulgui ser creatiu ha d'ampliar la seva percepció, no conformar-se amb una única explicació, qüestionar el que sembla obvi i evident, veure les coses de maneres diferents de les que ens són habituals, saber copsar allò que altres no han vist i, sobretot ... divertir-se!
Edward de Bono

dilluns, 4 de gener de 2010