dijous, 14 de gener de 2010

El desemparament més absolut



Cientos de miles de seres humanos sepultados. Manos, pies, rostros cubiertos de ceniza que asoman entre los escombros. Semblantes curtidos, inundados de lágrimas. Brazos que envuelven y acunan cuerpos sin vida. El desamparo de los niños que han sobrevivido a sus familias y vagan por las calles, dirigiéndose a un hogar devastado, buscando una familia que ya no está. El duelo colectivo en las calles. El rastro que deja tras de sí la muerte. Las consecuencias del poder devastador de una naturaleza desbocada.
Hombres y mujeres de todo el mundo que se acercan a ayudar. Expresiones de solidaridad. Desgraciadamente, también, arribo de desalmados que, hasta en situaciones tales, aspiran a beneficiarse del caudal humanitario que llega, tratando de aprovechar el caos reinante, la desorientación general, para desviar las ayudas antes de que lleguen a su destino último. La capacidad de los seres humanos de hacer el mayor de los bien o el peor de los males. Muestras de generosidad y misericordia que sortean esos obstáculos del egoísmo y la perfidia.
Reflexiones sobre lo minúsculos e insignificantes que somos, sobre la poquedad del ser humano; sobre qué es lo verdaderamente esencial, lo importante, en la vida. Y paradojas de la existencia: una realidad teñida por la muerte, plagada de enseñanzas sobre la vida. Al final: un eco que no se apaga, lágrimas que no dejan de brotar, el recuerdo de dolor que siempre habremos de guardar sobre la terrible pérdida de vidas humanas que se ha producido en Haití.

Antonio Galván González
http://www.lavanguardia.es/lv24h/20100114/53870025456.html

3 comentaris:

Carlos-Corogol ha dit...

I nosaltres amb l'escut a l'ànima, víctimes d'aquesta dinàmica d'esclavatge consumista.

Miquel ha dit...

Son lo que les dejamos ser. No son más que los primeros deseredados de la R F (1789) y los primeros en tener su propio Napoleón. ¿ Qué país de los colonizados ( buena palabra) es hoy algo que merezca la pena?..De America del Sur y del centro....ninguno. Holanda dejó sus mierdas en Sudáfrica que después se merendó Francia. Los belgas y su Congo particular...Los italianos dejaron huellas en Egipto y en Sudan...Los ingleses con sus Rodesias y los franceses con su imposiciones de la Elf...La verdad es que no hemos dejado nada, nada...Los coloexpoliamos...esa es la verdad. De aquello, esto...Ahora les enviamos aviones con comida. Pero no les enseñamos jamás a plantar. Eso si que no es interesante....en fin ...

Esther ha dit...

I tot és tant efímer que d'aquí a uns dies quan el tema ja no ocupi portades ni titolars qui s'enrecordarà?