diumenge, 2 d’agost de 2009

Raons que rimen






Canta Falsterbo, Ia Clua i Joan Manuel Serrat
Lletra i Música de John Denver
Adaptació: J. Boix

No em parleu d'una tristesa,
la vinguda de l'hivern,
creieu que és el final
quan res no pot esboirar
ni els somnis que heu somniat,
ni una esperança oblidada,
i em dieu que voleu restar amb mi
que voleu ser els meus amics
i us pregunteu on anem?
on hi ha un vers, una raó?

I no podeu acceptar
que és temps de recomençar,
de ser tan clars com els infants,
d'estimar-nos,
perquè no som uns estranys.

Jo tinc les flors i els infants
per germanes i germans,
el seu somriure ample i sincer
alegra un dia plujós.
Com la música suau
d'una tarda vora el mar,
són promeses d'un futur
que esdevindran realitat.

Quan s'enfonsen les ciutats
i hem desertat de ser lliures,
el sol es pon aviat
i sents fred i et sents cansat.
Està escrit en els deserts
i en el cor de tots els homes,
en les mans i els pensaments
dels qui es fan com els infants.
Només els qui es fan com ells
retrobaran la llibertat.

Jo tinc les flors i els infants
per germanes i germans,
el seu somriure ample i sincer
alegra un dia plujós.
Com la música suau
d'una tarda vora al mar,
són promeses d'un futur
que esdevindran realitat.


RAZONES QUE RIMAN
No me habléis de una tristeza,
la llegada del invierno,
creéis que es el final
cuando nada puede nublar
ni los sueños que habéis soñado,
ni una esperanza olvidada,
y me decís que queréis quedaros conmigo
que queréis ser mis amigos
y os preguntáis: ¿Dónde vamos?
¿Dónde hay un verso, una razón?

Y no podéis aceptar
que es tiempo de volver a empezar,
de ser tan claros como los niños,
de querernos,
porque no somos unos extraños.

Yo tengo las flores y los niños
para hermanos y hermanas,
su sonrisa ancha y sincera
alegra un día lluvioso.
Como la música suave
de una tarde cerca del mar,
son promesas de un futuro
que se volverán realidad.

Cuando se hunden las ciudades
y hemos desertado de ser libres,
el sol se pone pronto
y sientes frío, y te sientes cansado.
Está escrito en los desiertos
y en el corazón de todos los hombres,
en las manos y en los pensamientos
de los que se hacen como los niños.
Sólo los que se hacen como ellos
reencontrarán la libertad.

Yo tengo las flores y los niños
para hermanos y hermanas,
su sonrisa ancha y sincera
alegra un día lluvioso.
Como la música suave
de una tarde cerca del mar,
son promesas de un futuro
que se volverán realidad.